7 pasos para emprender nuevos proyectos

Cuando queremos comenzar un proyecto sólo tenemos una idea, pero es necesario materializarla de forma ordenada para que se convierta en algo real. Con estos 7 pasos podrás ponerte en marcha hoy mismo. Ya no hay excusas para no comenzar tu blog, tu negocio o tu nueva afición. Síguelos y aprende.

1.Concreta tu objetivo

Igual llevas bastante tiempo pensando en abrir tu blog, montar un negocio, aprender un idioma o cambiar de trabajo. Está bien plantearse metas nuevas, pero debes concretarlas: «quiero abrir un blog» no dice nada en sí, por lo que debes enfocar mejor tu propuesta y reformularla. «Quiero abrir un blog sobre viajes» sería algo más concreto, lo cual te ayudará a enfocar tu proyecto y poner reunir cuanto antes todo lo que necesitas para ponerlo en marcha (hosting, dominio, búsqueda de tu público objetivo, etc.). Concreta tu proyecto y estarás concretando tu objetivo. Si un futbolista dice que quiere «meter goles» no conseguirá nada: sólo triunfará cuando concrete su objetivo: «quiero ganar la Champions».

2.Establece fechas

Si un futbolista dice «quiero ganar la Champions» ya está haciendo algo que le acerca al triunfo pero… ¿la Champions de cuándo? ¿Dentro de dos años? ¿La de este año? Es importante establecer fechas concretas, ya que servirán como vigía de nuestras acciones. Si quieres montar un blog, establece una fecha para la cual debería estar abierto al público. Si dejas que pase el tiempo es probable que nunca termines por abrir el blog, ya que puede que surjan cosas en tu vida que te lo impidan (encontrar un trabajo, mudarte de país, tener un hijo…). Marca una fecha realista en tu calendario y trabaja con esa fecha en mente. La presión te ayudará a dar el 100% y lograr tus objetivos.

3.Establece metas

De nada sirve tener definido tu objetivo y una fecha para llevarlo a cabo si no estableces metas concretas. Está bien que quieras abrir un blog de aquí a junio, pero es importante que definas algo más: ¿qué plantilla escoger? ¿Qué hosting contratar? ¿Con quién haré las colaboraciones iniciales? Si troceas tu proyecto en pequeñas metas, dar los pasos será mucho más fácil y satisfactorio. No visualices nunca tu proyecto como un todo, sino como el conjunto de pequeñas acciones o pasos que te llevarán a tu meta: el objetivo que marcaste al principio.

4.Sé constante

La constancia es básica para triunfar con tu proyecto. Si a la mínima abandonas nunca lograrás nada. Los inicios siempre son difíciles: nadie leerá tu blog, nadie comprará tus productos y nadie apostará por ti. Ten esto claro desde el primer día. Pero cambia tu mente y no dejes que eso influya en ti hasta el punto de abandonar: si perseveras hasta el final, los resultados comenzarán a llegar progresivamente. Y es entonces cuando recogerás los frutos de tu trabajo.

5.Aprende, escucha y mejora

Nunca dejes de aprender. Nunca dejes de mejorar. Nunca dejes de escuchar las opiniones de los demás. Aprende a filtrar el feedback que recibas: acepta las críticas y valora si son ciertas, aprende de los errores y las experiencias negativas y lucha por mejorar cada día. Fórmate para estar siempre a la última en tu sector y no dudes en modificar tu forma de trabajar si eso te va a ayudar a mejorar. Si recoges la influencia de tu trabajo en los demás y sabes utilizar esos datos, sacarás provecho de todo, incluso de los errores más lamentables. Recuerda que un error no es más que una lección, así que utilízalos de ese modo y no como un fracaso: errar no es fracasar, es aprender.

6.Acepta la realidad

No todos los proyectos triunfan. Puede que tu blog termine fracasando o que tu negocio resulte ruinoso. Debes aceptar la realidad, pero no a la primera de cambio. Sé realista: si aun habiendo hecho ajustes tu proyecto no triunfa, puede que sea el momento de pasar página. ¡Pero no desistas a la primera de cambio! Sé prudente y valora todas tus opciones: si tu proyecto puede mejorar, hazlo; si crees que sigue teniendo potencial, dale una oportunidad. Pero no intentes hacer flotar un barco que naufraga sólo por evitar aceptar una derrota. Recuerda que tener que cerrar tu negocio o blog no es un fracaso: simplemente aprende de los errores que hayas cometido, analiza por qué no triunfaste y tu competencia sí y emprende de nuevo con la lección aprendida. A veces es bueno dejar pasar un tiempo para enfocar mejor tu idea inicial. No dudes en hacerlo, pero marca una fecha de lanzamiento desde el principio para no eternizarte en tu mejora.

7.Nunca dejes de soñar

Que un proyecto haya salido mal no quiere decir que no sirvas para eso. Nunca dejes que un fracaso termine con tus otros sueños. Todos tenemos varios objetivos en la vida, así que dedica tus esfuerzos a conseguir otros sueños que tengas y no te cierres a los que surjan. Si nunca dejas de soñar, ningún golpe podrá contigo. Aprovecha las enseñanzas de tus errores y aciertos pasados para emprender de nuevo. Si te caes, levántate con más fuerza y sigue corriendo sin mirar atrás.

Especialista en Comunicación Digital, Diseño Web y Social Media. Periodista. Emprendedor digital. Llevo 18 de mis 30 años en Internet.

Recibe contenidos exclusivos para suscriptores

Suscríbete y recibe mis artículos semanales y contenido exclusivo para suscriptores. Y llévate de regalo mi eBook "Las 100 claves para escribir en Internet".

Recibe contenidos exclusivos para suscriptores

Suscríbete y recibe mis artículos semanales y contenido exclusivo para suscriptores. Y llévate de regalo mi eBook "Las 100 claves para escribir en Internet".

¿Quieres triunfar escribiendo en Internet?

Suscríbete y recibe mis artículos semanales y contenido exclusivo para suscriptores. Y llévate de regalo mi eBook "Las 100 claves para escribir en Internet".