La cruda realidad, en directo en Facebook Live

Como sabrás, Estados Unidos está viendo cómo se recrudece el eterno conflicto racial del país a causa de dos muertes de afroamericanos a manos de policías que han sacado a la calle a miles de personas en manifestaciones. En Dallas una de esas protestas se vio interrumpida por un tiroteo en el que han muerto cinco policías, y que acabó con la muerte del francotirador que sembró el pánico en las calles de esta ciudad texana. Facebook Live es el origen mediático de esos disturbios.

Todos hemos visto las imágenes del tiroteo de Dallas, la mayoría de ellas grabadas por los móviles de los manifestantes que huían cuando comenzaban los disparos. Pero esas manifestaciones han comenzado a raíz de las dos muertes de las que hablo al principio. Dos muertes de las que nos hemos enterado gracias, precisamente, a que había ciudadanos que grabaron con sus móviles los hechos, dado que en uno de los casos las cámaras que los policías estadounidenses llevan adosada (misteriosamente) no funcionaron. Fue un ciudadano quien, desde un coche, grabó la escena que ha encendido los ánimos de la comunidad afroamericana y revuelto, de nuevo, el problema que subyace.

Sin embargo, la difusión de las imágenes de la otra muerte es paradigmática. Se produjo el 6 de junio, cuando un policía disparó contra un hombre negro que estaba en el interior de un coche con su novia y la hija de ésta. Las imágenes fueron emitidas en directo a través de Facebook Live por la propia novia de la víctima, quien en el vídeo explica lo sucedido y enfoca a su novio mientras se desangra en el asiento del conductor. No es la primera muerte que emite un ciudadano en directo, ya que en Francia una persona emitió en Periscope, en directo, su suicidio.

Las nuevas herramientas muestran la realidad sin filtros y sin intermediarios hasta el punto de ofrecer al público imágenes que probablemente ni siquiera buscan: nadie en su sano juicio rastrearía Periscope o Facebook Live buscando muertes en directo. Sin embargo, no debe llamarnos la atención que esto suceda, dado que son herramientas que ya forman parte de nuestra vida y de la realidad.

Es necesario replantearse la ética que rodea al mundo de la comunicación. Mientras que un medio de comunicación jamás emitiría en directo una muerte, las plataformas de emisión en directo están abiertas a todo. En este caso, los medios de comunicación se quedan atrás en la carrera por mostrar la realidad. La verdad a veces es dura, pero precisamente por el papel que juegan los medios en la sociedad, como garantes de la libertad dentro de unos límites (un modelo paternalista que los convierte en vigías de la verdad, pero a la vez en padres que protegen a los hijos a los que informan de posibles daños), hasta ahora a veces se ha ocultado la realidad por proteger la ética. La palabra ética, sin embargo, es un concepto muy amplio y complejo, lleno de matices, y bien podría aplicarse a los protagonistas de las imágenes a menudo no emitidas por proteger a los espectadores. Mientras que los medios de comunicación tiemblan cuando llegan imágenes sangrientas a la redacción y dudan si publicarlas u ocultarlas, Mark Zuckerberg ha explicado en un post en su página de Facebook que este tipo de imágenes “nos recuerdan por qué es tan importante que nos unamos para construir una sociedad más abierta y un mundo más conectado y de lo lejos que aún tenemos que llegar”.

Internet ha destruido este modelo. En la Red no hay paternalismo. Por eso es posible ver muertes en directo. Muestra la realidad tal cual sucede, sea o no dura, dañe o no a otros. Por eso se han visto dos muertes casi en directo (una en riguroso directo, de hecho). Y aunque dos muertes han derivado en unos disturbios que han causado al menos cinco muertes más, la verdad ha ganado, aunque haya sido a manos de ciudadanos y no de periodistas.

 

Es necesario replantearse muchas cosas. Una pequeña lista podría ser la siguiente:

 

  • El papel de los medios ante las nuevas herramientas de difusión de vídeo en directo: ya no somos dueños de la inmediatez y probablemente nunca volveremos a serlo.
  • El papel de las plataformas de difusión de vídeo en directo: ¿son medios de comunicación? De serlo, ¿deberían regularse bajo las mismas normas que los medios tradicionales? De no serlo, ¿deben relajarse las normas que regulan los medios para que puedan comportarse como las nuevas herramientas tecnológicas?

 

¿Se imagina alguien lo que sucedería si una cadena de televisión emitiese en directo en su web la muerte de un hombre?

 

  • El papel de los periodistas como guardianes de la verdad: si cualquier persona puede informar, y sin ningún filtro, ¿en qué situación queda el periodista? ¿Se va a limitar a resumir lo que el público difunde por Internet?
  • El papel de los ciudadanos como periodistas: ¿existe alguna ética que se pueda aplicar a lo que una persona anónima emite o difunde por Internet? Porque los periodistas están sujetos a unas reglas (ética, veracidad, comprobación…) derivadas de su propia profesión, ahora compartida con gente de a pie que no necesita regirse por ellas.
  • La responsabilidad: cuando un medio publica un contenido, son responsables tanto el medio como el redactor, en un círculo concéntrico que puede terminar arrastrando a editores, directores… de manera solidaria y subsidiaria. ¿Quién es el responsable de lo que se derive de algo publicado o emitido en, por ejemplo, Periscope? ¿La plataforma? ¿El usuario que lo graba? ¿Nadie?

 

Repensar los medios requiere repensar el funcionamiento de la parcela de la realidad social que involucra la prensa. Esta revolución no consiste únicamente en publicar noticias en Facebook o en Twitter. Esto va mucho más lejos porque no se trata de una cuestión meramente tecnológica, sino de un cambio social que abarca más zonas y que cambia las reglas del juego para todos. Incluidos los ciudadanos.

Especialista en Comunicación Digital, Diseño Web y Social Media. Periodista. Emprendedor digital. Llevo 15 de mis 27 años en Internet.

Recibe contenidos exclusivos para suscriptores

Suscríbete y recibe mis artículos semanales y contenido exclusivo para suscriptores. Y llévate de regalo mi eBook "Las 100 claves para escribir en Internet".

Recibe contenidos exclusivos para suscriptores

Suscríbete y recibe mis artículos semanales y contenido exclusivo para suscriptores. Y llévate de regalo mi eBook "Las 100 claves para escribir en Internet".

¿Quieres triunfar escribiendo en Internet?

Suscríbete y recibe mis artículos semanales y contenido exclusivo para suscriptores. Y llévate de regalo mi eBook "Las 100 claves para escribir en Internet".